viernes, 30 de marzo de 2012

La Mujer Sabia



Tengo 68 años. Nací y vivo en Los Ángeles. Soy doctora en medicina, analista junguiana y profesora de Psiquiatría en la Universidad de California. Estoy divorciada y tengo dos hijos.

“Iraq es Vietnam una y otra vez, es una pena que tengamos que aprender a través de tanto sufrimiento.”

La Espiritualidad y las religiones se dividen.

Una entrevista a Jean Shinoda Bolen, doctora en medicina y analista junguiana, publicada en La Vanguardia.

Para quienes no han leído algo de ella, se sugiere: Las diosas de cada mujer.”

Aquí, la entrevista:

-¿Quejarse es perder el tiempo?

-¡Claro!

-Hay mucho que aprender...

-Por eso a mí me interesan las mujeres maduras, con humor y activas.

A partir de los 40 años empieza lo mejor si eres capaz de darte cuenta de la cantidad de cualidades potenciales que hay dentro de ti.

Entonces te entran ganas de convertirte en bruja…


-No sé yo...

-Te lo diré de otra manera: una persona con poder personal.

-Eso me gusta.

-Las brujas sabias dicen la verdad con compasión, y no comulgan con lo que no les gusta, pero no tienen la rabia de las mujeres más jóvenes.

Algunos hombres excepcionales pueden llegar a ser brujas, los que tienen compasión, sabiduría, humor y no están supeditados al poder.

-¿Algo más?

-Sí, las brujas sabias son capaces de mirar hacia atrás sin rencor ni dolor; son atrevidas, confían en los presentimientos, meditan a su manera, defienden con firmeza lo que más les importa, deciden su camino con el corazón, escuchan su cuerpo, improvisan, no imploran, ríen, y tienen “pulgares verdes”.

-¡...!

-Tienen “buena mano” con las plantas. Y también con los animales.

Primero aprenden a amar lo que hacen, luego alientan a otros al crecimiento.

Saben reconocer lo frágil y lo que tiene valor, y también lo que debe ser podado.

-¿Y hay que esperar a la vejez para ello?

-Cuanta más edad, más camino aprendido.

La observación compasiva de la vida de los demás te enseña mucho.

…Y las mujeres sabias se pasan mucho tiempo observando.

Hay casos -pocos- de mujeres sabias a partir de los 30 o 35, pero ésas, a los 60 son increíbles.

-¿Qué nos quiere transmitir?

-Que las mujeres tienen la oportunidad de cambiar el mundo en las próximas décadas. Pero, que si no lo hacen ahora, probablemente ya no lo harán.

-¿Por qué dice eso?

-Tras los extremismos de la revolución feminista, el péndulo está en el centro y las mujeres que se lo permiten pueden llegar al equilibrio, a ser completas, fuertes y vulnerables al mismo tiempo.

-¿Un camino colectivo?

-Por supuesto. No tengo la menor duda de que un pequeño grupo comprometido puede cambiar el mundo.

En realidad, así ha sido hasta ahora.

-¿Y cuál es el secreto?

-El millonésimo círculo.

Yo aliento a las mujeres a formar círculos que tengan un componente espiritual.
Simplemente escuchando los problemas, anhelos y miedos de otras mujeres y contando los tuyos, adquieres fuerza.

-Perdone, pero ¿por qué un círculo?

-Cuando uno está sentado en círculo y en silencio se da cuenta de que hay una conexión espiritual con poder transformador.

Yo pertenezco a uno desde hace 18 años:

Encendemos una vela, guardamos silencio, contamos lo que nos preocupa, debatimos, y juntamos nuestras energías con un propósito.

-¿Convocan el poder interior?

-Interior y exterior.

La espiritualidad, la física cuántica y el budismo dicen lo mismo:

Todo y todos estamos conectados y por tanto lo que cada uno haga influye en el mundo.
En los círculos de mujeres se trabaja el campo mórfico, de acuerdo a las teorías de Rupert Sheldrake.

-¿El centésimo mono?

-Sí, este biólogo desarrolló la hipótesis de que cuando una masa crítica de monos llega a un determinado conocimiento, éste se transmite de forma intuitiva e inmediata a los miembros de su especie.

Del mismo modo, un número crítico de círculos de mujeres pueden realzar las cualidades femeninas tan necesarias para que el mundo cambie.

-¿Por qué no círculos mixtos?

-Entre mujeres hay una conexión natural.

Algunos estudios evidencian que cuando una mujer que sufre estrés habla con otra mujer, ambas liberan la hormona de la maternidad que provoca que el estrés descienda.


-Curioso...

-Si las mujeres estuvieran implicadas en los procesos de paz, todo sería más fácil...

¡Pero los que negocian son machos alfa...!

-¿Qué ocurre cuando se encuentra un hombre estresado con otro?

-Cuando un hombre estresado se encuentra con otro, segregan testosterona, lo que provoca o bien la huida o el enfrentamiento.

Pero si ese mismo hombre acude a una mujer que le comprende, una bruja sabia, su adrenalina baja y su autoestima sube.

Y basta con que se siente a su lado.

-Es bonito eso que dice.

-Estamos llenas de recursos poderosísimos a los que no prestamos atención, como el conocimiento intuitivo. Poderes que se pueden desarrollar en los círculos.

-Propóngame un viaje interior.

-Sé auténtica, sé consecuente con tu persona interior y averigua qué quieres hacer con tu preciosa vida.

Desde fuera intentarán responder por ti a las preguntas esenciales, no lo permitas.

Desvela qué tipo de arquetipo domina en ti.

-¿A qué se refiere?

-Tus patrones internos que yo resumo en siete diosas

Cada mujer debe identificar a sus dos o tres diosas dominantes, que van desde la autónoma Artemisa y la fría Atenea, hasta la nutritiva Deméter, la creativa Afrodita o Hera, la diosa del matrimonio.

ArtemisaAteneaDémeterAfroditaHera

-No será tan simple...

-No, pero si podemos llevar una vida en la que el arquetipo y el papel que desempeñamos coinciden, nos sentiremos satisfechas.

Jean Shinoda Bolen, describe las 13 cualidades de la bruja, manifestando que son los rasgos distintivos a través de los que una anciana se distingue (como mujer o como arquetipo).

Las ancianas no se quejan...
Las ancianas son atrevidas...
Las ancianas tienen mano para las plantas...
Las ancianas confían en los presentimientos...
Las ancianas meditan a su manera...
Las ancianas defienden con fiereza lo que más les importa...
Las ancianas deciden su camino con el corazón...
Las ancianas dicen la verdad con compasión...
Las ancianas escuchan su cuerpo...
Las ancianas improvisan...
Las ancianas no imploran...
Las ancianas se ríen juntas...
Las ancianas saborean lo positivo de la vida...

Extraído del libro “Las brujas no se quejan” de Jean Shinoda Bolen

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails